Intentions and Desires 2.9.17

It is time to talk in a new way about the intentions and desires that dwell within each person and the affect that these have on the world. Each and every one of us has a multitude of intentions and hidden desires that rarely come to the surface and most of us are regulated by external influences that rarely accommodate our personal intentions or desires. Because of this, we tend to split ourselves into two or more personalities designed to accommodate the various phases of life. We can be in work mode or in holiday mode depending on the circumstances and we can take on one or more personalities for each of these modes. There is no right way or wrong way to establish this split but over a period we develop a set of rules that we enforce for each particular combination. The power we put into maintaining our individual set of personalities is gradually becoming free as we find there is no need to divide ourselves up and develop specialized categories for presentation to the world.

At the time when you began to establish yourself as part of the social workforce, there was a drive to go further afield and advance in particular specialties but the greatest force was from family, friends and society in general. This we find is now changing in the field of each individual. There is something more that everyone is reaching for. The hidden desires are coming to the surface but the general function of our social society is not yet conditioned to accept or deliver our deepest desires.

The thing that has changed is that humanity as a whole has grown up, and it seems like the tools and conditions of our world no longer fit our advanced nature. The recent advancement in world communications through the internet has taken us into a more advanced digital age but our sense of recognition of what is still needed, has outstretched the capabilities of the industry. Quality and performance are paramount and consideration of the difficulties in providing perfection is almost zero in the mind of the consumer. The performance of miracles seems to be the unspoken demand and the right to live a free and happy life seems to be the verbal demand of everyone.

Research and development in many areas of technology and science have reached the barrier of impossible, but the miracles that still come from humanity drive these impossibilities into the realms of possible and new products and theories are developed every day. The need for value in our commercial society has always led to specialization and ownership and this has isolated much of society into useful pockets for particular industries, leaving those who are not so useful to suffer in poverty.

The one thing that we would like considered is how the average person can add value to every industry and every activity in the world and not disrupt facilities as they exist at the moment.

For many centuries, the most powerful people in the world have researched and sometimes depended on the magic of particular human beings. Secret research programs exist in every country in the world that are attempting to tap the unlimited resources displayed by humans. If any country can hold and keep the secret of our hidden resources they can control the world and possibly the universe. We as humans hold the key to the impossible and we can apply this to anything at any time.

Our own acceptance of magic and miracles will bring to life what has been hidden for centuries and we will add a little magic to everything every day until the impossible disappears and the miracles flow as easily as they did when we were first born. Added magic produces perfection and in turn generates added value.

Ha llegado el momento para hablar de una manera nueva, acerca de las intenciones y los deseos que habitan dentro de cada persona, y la influencia que éstos tienen en el mundo. Todos y cada uno de nosotros tiene una multitud de intenciones y deseos ocultos, que rara vez salen a la superficie, y la mayoría de nosotros está movida por influencias externas, que en muy pocas ocasiones tienen en cuenta nuestras verdaderas intenciones o deseos personales. Debido a esto tendemos a dividirnos en dos o más caracteres, diseñando cada uno de ellos para poder actuar durante las diversas fases de nuestra vida. Hay mucha variedad de ellos, ya que nos podemos encontrar, por ejemplo, en la modalidad de trabajar o en la de estar de vacaciones, dependiendo de las determinadas circunstancias. Ahí podemos asumir una o incluso más maneras de ser, arreglado acorde a cada una de estas circunstancias.No existen formas correctas o incorrectas en el establecimiento de este tipo de divisiones. Durante un período determinado, sin embargo, desarrollamos un conjunto de reglas que aplicamos a cada una de estas combinaciones en particular. La energía que ponemos en el mantenimiento de nuestro conjunto individual de caracteres, poco a poco se está liberando, según nos vamos dando cuenta de que no hay ninguna necesidad de dividirnos y desarrollar categorías especializadas para presentarlas al mundo.

En el momento en el que comenzaste a establecerte como parte de la “fuerza laboral social” había un impulso para ir más lejos y avanzar en determinadas especialidades, y ahí la mayor influencia siempre te llegaba de tu familia, de los amigos y de la sociedad en general. Nos estamos dando cuenta de que esto ahora está cambiando dentro del campo de cada individuo. Ahí existe algo más aparte de lo que todos están buscando. Los deseos ocultos están saliendo a la superficie, pero la función general de nuestra sociedad (social) aún no está condicionada para aceptar o entregar nuestros auténticos deseos más profundos.

Lo que hasta ahora ha cambiado es que la humanidad en su conjunto ha crecido, y por ello parece que las herramientas y condiciones de nuestro mundo ya no encajan dentro de esta avanzada naturaleza nuestra. El reciente adelanto en las comunicaciones mundiales, a través de Internet, nos ha llevado a una era digital más avanzada, sin embargo nuestro reconocimiento de lo que aún nos hace falta, ha extendido las capacidades de la industria. La calidad y el rendimiento son fundamentales, y la consideración de las dificultades para proporcionar la perfección es casi nula dentro de la mente del consumidor. La presentación de milagros parece ser la demanda tácita, y el derecho a vivir una vida libre y feliz parece ser la demanda verbal de todos.

La investigación y el desarrollo en muchas áreas de la tecnología y la ciencia, ya han tocado la barrera de lo imposible, pero los milagros que aún salen de la humanidad conducen a estas “imposibilidades” hacia dentro de los campos de lo posible y así, a diario, se están desarrollando nuevos productos y nuevas teorías. La necesidad de la importancia dentro de nuestra sociedad comercial, siempre nos ha llevado a especializarnos y a tener propiedades, cosa que resultó en el aislamiento de gran parte de la sociedad, en la forma de bolsas o espacios convenientemente útiles para industrias particulares, dejando así a aquellos que no son tan “útiles” sufriendo inmersos en la pobreza.

Lo único que nos gustaría que se considerase es: cómo una persona promedio pueda agregar valor a todo tipo de industrias y actividades en el mundo, sin interferir en aquellas instalaciones que existen en este momento.
Durante muchos siglos la gente más poderosa del mundo ha investigado y a veces, incluso, ha estado dependiente de la magia de determinados seres humanos en particular. En todos los países del mundo existen programas secretos de investigación que están tratando de aprovechar los recursos ilimitados exhibidos por seres humanos. Si cualquier país puede sostener y guardar el secreto de nuestros recursos ocultos, entonces ese país podrá controlar, no solamente el mundo, sino posiblemente también el universo. Nosotros como seres humanos tenemos la clave para lo imposible, y la podemos aplicar a cualquier cosa en el momento que sea.

Nuestra propia aceptación de la magia y los milagros traerá a la vida aquello que ha estado oculto durante siglos, y ahora nosotros iremos añadiendo a diario un poco de magia a todo ello, hasta que lo imposible desaparecerá, y los milagros vayan fluyendo con la misma facilidad, tal como ellos lo hacían cuando nacimos. La magia añadida produce la perfección, y así ella, a su vez, generará ese valor añadido.